Inicio de sesión
Logotipo Superintendencia de Sociedades
Logotipo de la Presidencia de la República
Logotipo Ministerio de Comercio, Industria y Turismo
Supersociedades advierte a ciudadanos sobre responsable de captación ilegal que al parecer seguiría operando
 
fachada de la entidad
Categoría: Economía
Fecha del artículo: 13/07/2020
 

Bogotá D.C., julio 13 de 2020. La Superintendencia de Sociedades advierte a la ciudadanía que el señor Óscar Andrés Vargas Hoya, fue intervenido como responsable de actividades de captación de dineros no autorizada, desde el 6 de junio de 2019. Esto con el fin de que los ciudadanos estén alertas y eviten realizar operaciones financieras que pueden terminar en la pérdida de sus recursos.


En este caso puntual, el señor Vargas Hoya fue intervenido por la Superintendencia de Sociedades, luego de haber recibido la orden de suspensión de las actividades por parte de la Superintendencia Financiera, la cual señaló que la sociedad PING NINE S.A.S., de la cual el señor Vargas Hoya era representante legal, realizaba actividades que constituyen captación masiva y habitual no autorizada de recursos del público mediante la modalidad de recaudo de dinero en negociaciones de bóvedas virtuales o software de infraestructura de almacenamiento de información.


"Hacemos un llamado a la ciudadanía a no caer en esquemas de captación ilegal, los cuales normalmente ofrecen altos rendimientos en el corto plazo, sin una explicación financiera razonable. Estos captadores ilegales, son avivatos que con mecanismos cada vez más sofisticados convencen a la gente de invertir su dinero acudiendo al engaño. Como resultado final los ciudadanos quedan expuestos al riesgo de perder su dinero" señaló el Superintendente de Sociedades, Juan Pablo Liévano.


La Entidad reitera la advertencia sobre los riesgos de invertir en esquemas virtuales que podrían resultar considerados como captación ilegal de dineros del público, conforme a que ofrecen rendimientos sin explicación financiera razonable. Igualmente, debe tenerse en cuenta, que la captación de dineros del público requiere autorización estatal y que, en muchos casos, acudiendo a medios virtuales sin contar con las autorizaciones pertinentes se engaña a las personas  especialmente durante la pandemia.